miércoles, 20 de enero de 2016

Noche mágica!

Definitivamente cuando nosotros estamos en la misma ciudad los planetas se alinean, los eclipses resuenan fuerte y nosotros aprovechamos toda la vibra que nos rodea para reventarnos a besos sin culpa ni vergüenza alguna.
Todos nos miran, todos saben lo que nos pasa cuando estamos en el mismo lugar. Todos conspiran y ayudan para que disfrutemos de ese corto y a la vez eterno momento.
Días pensando que ropa voy a llevar, el perfume, las cremas, los zapatos. Todo eso sin sentido, porque los dos sabemos que lo que nos importa no incluye nada de eso.
Y así fue como el mago hizo su gran truco, me hizo desaparecer y disfrutar. Los mimos invadieron la habitación. "Para que no sea tan dura la semana", dijo y me beso una y otra vez.
La noche fue ideal, una vez más. Deseamos el pronto reencuentro, lo firmo, así será.