lunes, 26 de enero de 2015

Todo llega.

Se hizo esperar, se hizo desear, me pateaste para adelante, me pospusiste, hasta que finalmente te animaste. Fue muy lindo, increíble. Por momentos a los dos nos pareció imposible, pero pasó.
Los mejores alfajores fueron la excusa perfecta para ir, el paro de taxi fue la excusa para no volver. Charlamos mucho, nos reímos el triple, hasta que él quebró y no aguantó más, me beso, mucho, fuerte. Fue un beso eterno, ninguno quería parar porque después íbamos a tener que hablar. Fue muy natural, fue extraño, fue increíble.
Dormimos poco, nos besamos mucho, muchísimo, nos reímos mucho también.
Los mensajes al otro día fueron pocos, acotados, lo justo y necesario.
Es todo raro, es todo muy copado. No quiero predecir, suponer, conjeturar, solo quiero hacer lo que sienta cuando lo sienta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario