martes, 1 de julio de 2014

Mentalizándome.

Debo admitir que no logré la madures suficiente como para liberarme de los prejuicios y actuar.
Yo sé lo que tengo que hacer, pero eso no significa que no me cueste. No me aburro, pero tampoco gozo. Así que vamos a arremangarnos, a atarnos el pelo, y a prepararnos para lo que venga.
Mi error está en verlo como algo vergonzoso, y no como algo divertido. Aparte, con todas las que ya pasamos, qué más puede pasar?
Si le gusta bien y si no, también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario