domingo, 1 de julio de 2012

Que vuelvan

Noches de alcohol y besos, no más. Se terminó, lo extraño. Quiero embriagarme en los labios de alguno que ya tenga en vista. Sentir la música en mis movimientos, las burbujas subiendo a mi cabeza, sus labios sobre los míos, las risas, las bromas y chistes en el medio. Los abrazos ajenos que se vuelven propios. El mensaje al día siguiente, la sonrisa al leer "te quiero ver". 
La memoria que el alcohol se llevó, los flashes de algunas situaciones, las conversaciones que no sabe nadie si existió, lo que creo haberle dicho y lo que en realidad pasó. Dame todo eso, dame locura, dame besos y un domingo de reflexión, resaca y buen humor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario