lunes, 23 de julio de 2012

Nightmare

Te volví a soñar, en el cual te volví a besar. Qué onda? Desde cuándo tanto. Siempre es genial, la situación, el abrazo, beso, todo. La realidad apesta, para que algo de todo esto se haga realidad hace falta tanto. No quiero, de verdad no quiero. Por más que ella me haya aconsejado hacerlo, está mal y no quiero hacerlo. No está y nunca va a estar bien, al menos no con la realidad que tengo hoy.
Basta, no me molestes más. Usurpale los sueños a otra o a otras, como quieras.



Hoy te invito a salir.

viernes, 13 de julio de 2012

Onirico

Lo soñé, no por completo, no fue nada normal, pero lo soñé. No recuerdo bien el beso, de hecho creo que ni siquiera hubo beso, no sé, no me acuerdo. Me abrazó fuerte y con cariño, con ganas. Me hizo una pequeñita escena de celos y todo, muy tierno.
Todo fue lindo, es lindo incluso, pero NO. No se puede, no puedo, no debo, de hecho solo una pequeña parte de mi quiere, casi nula. No.
Rozar la situación al límite. Arrepentirme. Que me den motivos para volver al roce. Volver a arrepentirme. Forzar el sueño.
Quiero. No puedo.
No sé.

sábado, 7 de julio de 2012

Hacer o no hacer.

Estará mal? Digo, no es que vaya a suceder, pero lo pensé tantas veces que no sé... aparte, un poquito de ganas me dan. Igual, planteo un besito embriagador, no más. El miedo es ése. Y si pasa "algo" más? Sonamos. Y para qué? Digo, vale la pena perder tanto por tan poco? No, la respuesta es sencilla, no. Pero tengo que admitirlo, la tentación es fuerte y creo que no estoy sabiendo como ponerle un freno. Bueno, en realidad anoche puse uno y muy grande. No dije no, pero no dije si y tampoco di lugar a nada. Bien eh.

Bien.

domingo, 1 de julio de 2012

Que vuelvan

Noches de alcohol y besos, no más. Se terminó, lo extraño. Quiero embriagarme en los labios de alguno que ya tenga en vista. Sentir la música en mis movimientos, las burbujas subiendo a mi cabeza, sus labios sobre los míos, las risas, las bromas y chistes en el medio. Los abrazos ajenos que se vuelven propios. El mensaje al día siguiente, la sonrisa al leer "te quiero ver". 
La memoria que el alcohol se llevó, los flashes de algunas situaciones, las conversaciones que no sabe nadie si existió, lo que creo haberle dicho y lo que en realidad pasó. Dame todo eso, dame locura, dame besos y un domingo de reflexión, resaca y buen humor.