viernes, 4 de mayo de 2012

Hoy no

Estaba acostumbrado a los viernes de besos, caricias, amor, discusión y reconciliación. Él venía tarde, tomábamos café o vino, depende del clima, mirábamos tele mientras jugábamos con la gatita que me regaló y con la perra, su novia en realidad. Creo que no hay un perro que pueda querer tanto a una persona como ella lo quiere a Él. En fin, hoy no viene y lo extraño. Ya sé que lo voy a ver pronto, pero me gustaba esa rutina, casi de casados que teníamos los viernes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario