lunes, 8 de febrero de 2010

Entre nos...

Nos saludamos con un abrazo fuerte. Entré y fuimos derecho a la terraza. Nos tiramos muy cómodamente uno en cada reposera. Ambos miramos las estrellas y suspiramos.
"¿Cómo anda todo?" preguntaste. "Genial" contesté con una gran sonrisa mirando tus bellos ojos.
El silencio se apoderó de nosotros. Ninguno sabía que decir. El silencio fue largo, pero no incomodo. Nos tomamos de la mano sin mirarnos, sintiéndonos.
-Querés un poco más?
-Dale.
-Mira que no me hago cargo de lo que pase.
-Okey, no nos hagamos cargo entonces.
La noche transcurrió entre besos y alcohol, abrazos y caricias, muchas sonrisas.
No nos dijimos 'te quiero', para qué? si las miradas hablaban por si solas.
La noche fue mágica, el amanecer aún más. No queríamos que nada terminará y así fue

No hay comentarios:

Publicar un comentario