martes, 12 de enero de 2010

Un cielo y un estado de coma



Bailemos hasta caernos. Espera! No te caigas que todavía hay más. Bailemos sin parar. Para! Abrázame fuerte, no me dejes caer. No tengas coherencia, no analices, simplemente actúa y dirigime. No preguntes, guíame. No te disculpes, solo seguí.
No tengo ganas de que esto termine, solo quiero dejarme llevar. Me suelto y dejo que el impulso sea quien me señale el camino.
Basta! digo basta! Es mucho para mi, de un salto decido no seguir, quiero quedarme. Todo da vueltas, no puedo frenar, no puedo frenarme, quiero y necesito bajarme.

lunes, 4 de enero de 2010

Tragicomedia nocturna



Esa mañana me levanté sobresaltada, envuelta en sudor frío, con pánico e incertidumbre. Me tomé mi tiempo y respiré profundo. Cuando intenté recordar que había sucedido la noche anterior mi cerebro empezó a bailar dentro del cráneo que trataba contenerlo. Me recosté, cerré los ojos y comencé a ver imágenes sueltas: rostros, risas, murmullos, besos, placer, dolor, alcohol, música y mucho temblor. Apreté las muelas con fuerza, fue un instante eterno. Transcurrieron unos minutos y empecé a unir imágenes, con voces y caras. Reaccioné del desastre, de las lágrimas, de las heridas, de las consecuencias que esa noche traía.

sábado, 2 de enero de 2010

Cumpleaños feliz !




Una cena tranquila acompañada con torta y un poco de bebida. Chicas, chismes, chistes, maquillaje, risas y muchas ganas de bailar. Cantamos el "Feliz cumpleaños" una y otra vez. Aplaudimos sin parar, nos cansamos y nos mandamos a mudar.
Nada de gente, todo el lugar para nosotras. Meneando las caderas, sacudiendo el pelo, alzando las manos, shake it baby! Bailamos hasta caernos, literalmente. Nos despedimos con abrazos y promesas de próximo reencuentro.